Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

¿Quién es el presunto implicado en el caso de los colchones?

Fue detenido el día de ayer en El Rosario por elementos de la Fiscalía Estatal

Por: Angelina Corral

La situación fue una falta de respeto y humillación para los afectados por las lluvias en Sinaloa. Foto: El Debate

La situación fue una falta de respeto y humillación para los afectados por las lluvias en Sinaloa. Foto: El Debate

Culiacán, Sin.- En El Rosario fue detenido la tarde de ayer Carlos N., presunto implicado en la compra de colchones 'podridos', en mal estado, que fueron repartidos a los damnificados en Sinaloa.

Carlos N. se desempeña como coordinador administrativo de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en Sinaloa. Presuntamente él fue quien adquirió los colchones en mal estado a un proveedor de Guadalajara.

Luego de ser detenido, fue trasladado a la capital sinaloense y puesto a disposición de un juzgado de control y enjuiciamiento penal de la región centro, con sede en Culiacán, para que determine si será vinculado a proceso.

El funcionario estatal, por indicaciones del Gobierno del Estado y de Sedesol estatal, adquirió alrededor de 1380 colchones a un proveedor de nombre Isabel N., de Guadalajara, Jalisco, debido a que en la entidad ya estaban agotados.

Ayer al mediodía, el empresario Baltazar Castro Blanco dio una conferencia de prensa para hablar sobre la situación por la cual atraviesa su hijo. Foto: El Debate

La detención

Por su parte, la Fiscalía del Estado informó mediante un boletín que Carlos N. fue detenido por los delitos de peculado y negociaciones ilícitas.

El probable responsable, quien ostentaba un cargo público en la Secretaría de Desarrollo Social del Gobierno del Estado de Sinaloa, ya fue puesto a disposición de un Juzgado de Control y Enjuiciamiento Penal de la región centro, con sede en Culiacán, bajo la causa penal 1115/2018.

Se añade que, derivado de publicaciones periodísticas, en las que se daba a conocer un estado irregular en colchones entregados a damnificados del fenómeno meteorológico que impactó el pasado mes de septiembre, con fecha del 16 de octubre del 2018, dicho órgano autónomo constitucional inició carpeta de investigación de manera oficiosa.

EL DEBATE fue el primer medio en dar a conocer el hecho, primero a través de su página web el lunes 15 por la noche; y en la edición impresa del martes 16.

En su comunicado, la Fiscalía señala que mediante acciones realizadas por la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción se recabaron los datos de prueba para acreditar la probable comisión de un delito, logrando además identificar a la persona posiblemente responsable.

Una banda musical compró colchones sin saber que estaban en mal estado. Foto: El Debate

Defiende a su hijo

Este jueves, alrededor de las 12:00 horas, cuando aún no se daba la detención del presunto implicado, el empresario Baltazar Castro Blanco citó a medios de comunicación para dar a conocer su postura en torno al problema ocurrido por los colchones en mal estado.

Su hijo Carlos N. fungía como coordinador administrativo de Sedesol, y señala que fue víctima presuntamente de un empresario sin escrúpulos de Jalisco que buscó beneficiarse ante la desgracia de miles de familias afectadas por la tormenta tropical 19-E.

Castro Blanco explicó que su hijo Carlos fue responsable de comprar colchones, pero lamentablemente cayó en manos de una persona que con dolo fabricó y vendió colchones en mal estado.

Ante los medios de comunicación explicó que se cometió un error y pidió una disculpa a las familias que los recibieron. Fue insistente en decir que Carlos N. no realizó un acto de mala fe.

Baltazar Castro en conferencia de prensa con los medios de comunicación. Foto: El Debate

Todo ocurrió cuando los colchones para los damnificados se agotaron en este estado y se necesitaban más, fue cuando se encontró a este proveedor que los engañó. Agregó que no solo timó a su hijo, sino también al gobierno estatal.

Castro Blanco aclaró que previamente se habían comprado 14 mil colchones a siete empresas, y todos habían resultado buenos, pero se agotaron en Sinaloa y se decidió compra 1380 a un proveedor supuestamente de nombre Isabel N., de Guadalajara, Jalisco, acusando que estos fueron los que descubrieron en mal estado.

Ante medios de comunicación, Baltazar Castro Blanco dio el nombre y la dirección del proveedor porque dijo que la información debe ser pública para que se tomen las medidas legales correspondientes, ya que no debe estar operando.

Fraude y daños a la salud

Informó que, por esta razón, su hijo Carlos fue a Guadalajara para interponer una denuncia contra este proveedor por fraude y daños a la salud.

Baltazar Castro externó además que los colchones venían empaquetados, razón por la que no se sospechó que no sirvieran, inclusive informó que algunos estuvieron resguardados en un predio de su propiedad, el cual prestaron de buena fe.

Aclaró que su hijo Carlos no tiene ninguna necesidad de hacer algo indebido para tener un extra, pues es un hombre que viene de la cultura del esfuerzo y es muy trabajador. Dio a conocer que en muchas ocasiones se lo ha querido llevar a su compañía, pero él ha hecho carrera aparte, la cual por ningún motivo pondría en riesgo.

Más de mil colchonetas fueron entregadas por insalubres, algunas tenían hasta rastros de sangre. Foto: El Debate

De acuerdo con su padre, el funcionario no estaba huyendo, dijo Baltazar Castro, reclamando lo que han señalado en redes sociales. Indicó que tampoco ha sacado algún amparo porque no cometió ningún delito y había planeado dar una conferencia de prensa este viernes para aclarar todo el problema.

Para el empresario, todos los involucrados en esta compra y los que dieron la orden deben dar la cara a la sociedad, explicar lo que realmente sucedió y poner en evidencia al verdadero responsable, que es el proveedor.

A nombre de él y de su hijo pidió una disculpa pública a las familias que recibieron un colchón inservible y a la sociedad en general.

Castro Blanco recalcó que su hijo como funcionario del gobierno estatal no se manda solo, por eso —subrayó— espera que no lo agarren de chivo expiatorio: "Es mi hijo, y lo tengo que defender", señaló. El hombre de negocios explicó que siempre ha realizado acciones en favor del bienestar de la sociedad, y muestra de ello es que su compañía es socialmente responsable desde hace varios años.

En la pasada depresión tropical, él personalmente y su familia estuvieron brindando apoyo en diversos hogares afectados, también prestó maquinaría para que trasladaran víveres y siempre lo hizo de corazón, y lo seguirá haciendo cada vez que sea necesario, afirmó. Por eso, al ver que su nombre, el de su empresa y el de su hijo estaban siendo señalados en diversos medios de forma negativa, decidió salir a dar la cara y aclarar la situación.

Agradeció a las personas que se atrevieron a abrir estos artículos porque gracias a ellas se detectó el problema y se evitaron malestares futuros.

En esta nota: