Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Los ‘millennials’ son un reto para las empresas

Presidentes camarales admiten que los esquemas de trabajo deben cambiar para atraer 
a los nuevos perfiles profesionales

Por: Gerardo Jimenez

Foto ilustrativa Pixnio

Foto ilustrativa Pixnio

Sinaloa.- En Sinaloa hay 890 mil millennials aproximadamente, jóvenes entre los 22 y los 37 años, de acuerdo con cálculos de EL DEBATE con base en el informe del Inegi 2017.

Sin embargo, a pesar de la juventud y el empuje que puedan tener, las oportunidades laborales para ellos no son abundantes en el estado, reconocieron líderes empresariales, pues admitieron que los esquemas de trabajo vigentes no encajan con las expectativas de la mayoría de los jóvenes.

También reconocieron que las compañías necesitan renovar sus formas de operar para dar cabida a los nuevos perfiles profesionales y, sobre todo, explotar todo el potencial y el talento de este grupo. 

Foto: RH Positivo

Líderes camarales señalaron que hoy en día los millennials son prácticamente indispensables en las empresas, específicamente por su manejo de las herramientas tecnológicas:

«Actualmente para los empresarios son todo un reto y una necesidad porque ahorita la tecnología está en prácticamente todo, y por eso es que los necesitamos. Sin embargo, paradójicamente, ellos no quieren o no tienen interés en trabajar en los esquemas que nosotros tenemos en las diversas empresas», comentó Edna Fong Payán, presidenta de Coparmex Sinaloa.

«Las empresas no nos hemos dado cuenta que ya estamos en un cambio de generación, con una generación más inestable, por decirlo de alguna manera. Ellos buscan una mejor calidad de vida, horarios flexibles, espacios y tiempo para socializar, lugares cómodos para trabajar y son más nómadas», abundó.

Problemas de las empresas

Las empresas deben realizar cambios, señaló Rafael Galeana Fragoso, titular estatal de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información, añadiendo que «la tecnología está avanzando a pasos agigantados, está rebasando los esquemas que tienen las empresas no solo en Sinaloa, sino a nivel mundial, y hacia allá deben de ir». 

La lideresa de Coparmex indicó que las compañías tienen ante sí tres principales retos respecto a los millennials: contratarlos, retenerlos y capacitarlos. «Antes publicabas un anuncio donde solicitabas a tantas personas para tales puestos e iban a presentar su currículum y sus papeles varios de ellos; incluso iban cuando no solicitabas. Ahora ya no es así, ahora ya no acuden; ahora nosotros tenemos que salir a buscar a los colaboradores, y aparte tenemos que estar utilizando otro tipo de recursos para llegar a ellos, y con eso nos vemos a la necesidad de recurrir a otras estrategias de captación», explicó. 

Galeana Fragoso indicó que la entidad está en desarrollo, pero todavía no llega al nivel deseado para contratar al personal especialista en tecnologías: «En otros estados, ya sea los fronterizos o las ciudades más grandes, como Monterrey o Guadalajara, existen más empresas que demandan este tipo de personal. Y además de que hay más, pagan mejor. Hay mucho más presupuesto para las áreas de la tecnología. Entonces, los egresados se van para allá. Tienen interés en desarrollarse allá. Por eso es que acá a las empresas en algunos casos les resulta complicado encontrar al personal», explicó.

En cuanto a la retención, Fong Payán expuso que desde hace aproximadamente dos años se ha detectado que las empresas tienen más problemas para retener al personal joven.

Rafael Rodríguez, presidente de Canacintra en Sinaloa, comentó que «los jóvenes de ahora saben de muchas cosas, saben de tecnología, de diseño, sistemas, cómputo, robótica, dibujo, idiomas, etcétera; pero no se los aprovecha todavía. No se valoran, o sí se valoran, pero sienten que no se les paga lo que deberían, tal vez sí, tal vez no, pero ellos así lo consideran. Y ese es uno de los aspectos que toman en cuenta para irse de la empresa, buscan un lugar donde estén mejor, pero sobre todo donde les paguen por el valor agregado que le imponen a lo que hacen».

Otra de las situaciones por las cuales desertan de las compañías son los horarios y los lugares fijos para trabajar. Según la publicación de EL DEBATE, los millennials tienden a hacer sus labores en un café, desde su casa o en otro lugar que no sea una oficina. Al respecto, la empresaria Edna Fong Payán comentó que esa tendencia resultaría menos costosa y en algunos casos más conveniente para las empresas. En cuanto a las horas, «un horario flexible es más productivo para la forma de ser de ellos».

Por lo anterior, indicó que «tenemos que darle diferente trato, prepararnos para ver cómo vamos a enfrentar ese reto. Dentro de las modificaciones está el de manejar un horario flexible, tipos de contrato, procesos de productividad y capacitación; así como la remuneración, por supuesto».

Aunque, por otro lado, refirió que, si bien están dispuestos a cambiar, «hay áreas que necesitan una presencia fija, áreas donde no se puede trabajar desde un café o una casa, porque los empleados necesitan saber e involucrarse en las políticas de la empresa», indicó. 

Avanza el proceso

«Aunque no lo hemos logrado del todo, definitivamente ya hemos dado algunos pasos. En las empresas, a las mamás se les da un horario especial cuando así lo requieren. Y de esa manera se hará también con los millennials.

Estamos tratando de entender a esta generación para ver qué es lo que está demandando, pero las empresas también están demandando personal diferente, entonces hay un constante cambio. Vemos que habrá cambios y ahorita por ejemplo se solicita más a ingenieros y especialistas en sistemas», comentó Rafael Rodríguez.

Además, añadió que «los empresarios tenemos que ser más flexibles en esa parte, que puedan hacer su trabajo, cuando así lo amerite, desde su casa. Sí hay riesgos, pero debemos cambiar toda la cultura no solo de los empresarios, sino también con los trabajadores, de hacerles saber que se les permite un esquema, pero que tienen que cumplir en tiempo y forma, porque los empresarios también estarían arriesgando su patrimonio».

Finalmente, Fong comentó que «sí hay una visión, pero no existen las condiciones plenas para llevarlo a cabo, aunque sí se tienen que cambiar. No va a suceder de la noche a la mañana, y seguramente en este momento no estamos listos totalmente, pero se están creando ya las condiciones para cambiar los esquemas, porque esto es inevitable».