Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Infantes, bajo la ley cuando la familia se aleja

El DIF envía a los menores a centros de asistencia social mientras soluciona por la vía legal casos de maltrato, omisión de cuidados, reintegración, entre otros; pero pueden durar desde una semana hasta años. 

Por: Lorena Caro

Un hombre ingiriendo una bebida embriagante en vía pública(Foto: Cortesía)

Un hombre ingiriendo una bebida embriagante en vía pública | Foto: Cortesía

Sinaloa.- Mamás con problemas de prostitución, padres adictos al alcohol y las drogas, así como falta de educación y alimento, son algunos de los motivos por los que decenas de niños, niñas y adolescentes en Sinaloa terminan en centros de asistencia social, algunos públicos y otros privados, pero en ambos rubros bajo supervisión del Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia.

No todos los menores son huérfanos, pero deben enfrentar un amplio proceso jurídico para ser adoptados, reintegrados o pasar el resto de su adolescencia, hasta la mayoría de edad, bajo tutela del gobierno. 

De acuerdo con la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes del Sistema DIF estatal, se tienen registrados 19 centros de asistencia social en siete de los 18 municipios: Mazatlán, Ahome, El Fuerte, Choix, Guasave, Navolato y Culiacán.

Los sitios registrados y supervisados por el DIF tienen características diversas, son mixtos, divididos por género, edades y capacidad de cupo. De todos ellos, solo uno es para menores con capacidades diferentes, y se encuentra en Mazatlán. Precisamente, esta entidad tiene el mayor número de centros de asistencia, uno del DIF y siete de la iniciativa privada.

Infografía: Yeres Astorga

Culiacán es el segundo municipio con más centros (5), y tres de ellos son públicos. Ahome, El Fuerte y Choix cuentan con un centro de asistencia de la iniciativa privada, y Guasave tiene el propio del DIF. 

A su vez, Navolato cuenta con dos centros de la iniciativa privada, entre ellos la Ciudad de los Niños, que es también el más grande en su tipo en Sinaloa con capacidad para 60 menores. La cifra de cada centro está en constante cambio, ya que ahí el DIF envía a todos los pequeños que lo necesiten mientras solucionan por la vía legal casos de maltrato, omisión de cuidados, reintegración, entre otros. Pueden durar desde una semana hasta años.

EL DEBATE tuvo contacto con el entorno de dos centros de asistencia, uno con el DIF a cargo y otro más de la iniciativa privada, y la gran diferencia es el factor emocional y la separación de la familia. 

El más grande en Sinaloa

En la casa hogar Nuestra Señora del Rosario, en Guasave, a cargo del DIF, los menores no tienen contacto con sus familiares, y, de no tener una familia directa o extensa con quien regresar, pueden ser dados en adopción. 

Foto ilustrativa Pixabay

Espejito, espejito, la película basada en la historia de Blanca Nieves, se cuela entre las paredes del recinto. Dos niñas y cuatro niños ven caer a la reina malvada de Disney, mientras ellos esperan su turno para entrar a clases personales. Son seis menores que no van a la escuela porque enfrentan un proceso legal transitorio. Los problemas dentro de su hogar los han llevado hasta ahí, y regresar con algún familiar no tiene fecha. Seis niños más sí acuden a clases en escuelas públicas de la ciudad. Hasta hoy, el recinto alberga a doce menores en total. 

Los niños con carros animados y las niñas con princesas, así se identifican los espacios separados en donde los infantes pueden dormir y cubrir sus necesidades fisiológicas, además guardan sus cosas personales, como ropa y recuerdos de lo que un día fue su núcleo familiar. 

Bruno (se omite su verdadero nombre) es el más pequeño, tiene tres años, y es el alma de la casa. Su sonrisa ilumina a quien decide acercarse. Su cuerpo, sin embargo, tiene las marcas del maltrato que sufrió antes de llegar ahí, y no es el único. El espacio cumple con las necesidades básicas de un menor, tal y como lo dicta la Ley de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes: un lugar donde dormir, alimento, vestido, educación; sin embargo es el factor emocional el que conlleva un trabajo de mucho esfuerzo.

Ellos aprenden a esconder esa parte de mostrar la necesidad de tener a sus padres junto a ellos o a sus familiares cercanos», contó Mariela Valenzuela López, la psicóloga que los atiende. 

Adulto ingiriendo alcohol mientras se encuentra conduciendo. Foto ilustrativa Pxhere

Abundó que los niños son muy astutos a la hora de utilizar sus mecanismos de defensa en dicho punto emocional, y es triste porque —dijo— el trabajo de superar todo lo que traen reprimido al arrastrar problemas desde su hogar es algo que callan. 

Carmen Alicia Gutiérrez, directora de la institución de orden público, durante la recién concluida administración municipal de Diana Armenta mencionó que cuatro de los niños en casa hogar Guasave ya estaban en proceso de pre-adopción: tres que son hermanos y un niño de preescolar. 

Aunque indicó que la edad no es un tabú en Guasave para la adopción de menores, al señalar que recientemente una mujer soltera logró la adopción de un niño de 14 años junto a su hermano de 10, lo que sí lamentó es que en ocasiones cuando son más de dos hermanos las personas no pueden adoptarlos a todos.

Además, indicó que la casa hogar tiene a menores con capacidades diferentes con más de diez años de edad y ninguna pareja o persona sola ha mostrado interés en adoptarlos. Es un niño con problemas psiquiátricos y una niña con síndrome de Down, ellos mantienen una vida cotidiana en el sitio y acuden a los centros de atención especial con los que cuenta el municipio. 

Todos los fines de semana tienen actividades recreativas fuera de la casa hogar, festivales del gobierno, cine, parque y hasta ferias, dependiendo de las autoridades del DIF. 

El más grande de Sinaloa

El panorama en la Ciudad de los Niños en Navolato es distinto. El recinto es un centro de asistencia social de la iniciativa privada que cuenta con su propio patronato y alberga hasta hoy a 42 niños que no son huérfanos, pero que su tutela pertenece al centro de asistencia por ciclo escolar y es renovable cada año. 

DIF ha enviado a Ciudad de los Niños Navolato a doce menores, además de proveer despensas y ayuda psicológica. Marco Vinicio Palazuelos Acosta, presidente del patronato de este centro, platicó a EL DEBATE que la edad mínima de un menor que actualmente está ingresado es de 3 años, y la máxima es de 12.

Foto ilustrativa Pixabay

Es un lugar donde niñas y niños tienen espacios separados. Pueden estar ahí hasta terminar la secundaria, según las normas. Madres franciscanas, junto a trabajadores sociales, acuden al llamado de la sociedad cuando un menor no está siendo bien atendido; se visita la vivienda y se busca una acercamiento con los padres.

«Acceden a que ellos mismos los llevan, se les hace un estudio socioeconómico y se les hace firmar un documento donde ellos dan la tutela a la Ciudad de los Niños por el año escolar, es el tiempo que están los niños ahí. Ya una vez que están ahí y se envían a las escuelas se hace cargo del pago que piden las escuelas públicas. Ya no es gratis nada en las escuelas públicas», mencionó. 

Además de eso, los menores habitan un edificio recientemente remodelado y duermen en compañía de una madre franciscana para no estar solos por las noches. Tienen aire acondicionado, cocina, lavandería, espacios de recreo, entre otros.

Entre las diferencias con un centro de asistencia del DIF está que durante su estadía en la Ciudad de los Niños sus padres sí pueden visitarlos. Marco Vinicio Palazuelos indicó que muchas veces van por ellos en la tarde los viernes y los regresan los domingos en la tarde:

Ellos no entran en proceso de adopción porque, a pesar de que no tienen la atención del cuidado, el cariño y el amor que deben de tener, no los quieren dar en adopción 

La manutención de los menores y el pago al personal del recinto depende de donaciones de la ciudadanía.

«Pertenecemos a patronato AC nosotros, todo lo que se necesita en la Ciudad y el edificio apoyamos; pago de personal que labora ahí. Nosotros pagamos todo eso con ayuda de personas que nos dan en efectivo cierta cantidad, que no nos alcanza para pagar mensualmente, pero tenemos remanentes de la carrera anual que se hace en abril 

Recién nacidos

Al ser la identidad un derecho universal para el menor, el procurador del DIF en Guasave, Humberto Serrano Moreno, explicó que el procedimiento que se debe seguir cuando un menor recién nacido sin identidad es abandonado depende del lugar en el que fue encontrado.

Primeramente —dijo—, si no fue abandonado en un hospital, la autoridad se asegura de que se atienda su estado de salud. Posteriormente se proceden las investigaciones, y en el caso de encontrar a sus familiares, se actúa por abandono. Indicó que el menor debe ser resguardado en centros de asistencia social del DIF.

«La identidad se le da en el proceso, por las investigaciones. Comúnmente para determinar un abandono son tres meses, pero si no hay realmente alguien que se responsabilice, que diga “es mío”, se hace candidato a darlo en adopción, buscando alguna familia que realmente necesite», mencionó.

En esta nota: