Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Incierta la validez de consulta popular

Economistas y especialistas en política advierten que podría tener impactos negativos para proyectos futuros la cancelación del nuevo aeropuerto basándose en los resultados de la consulta popular

Por: Gerardo Jimenez

Modulo de consulta ciudadana sobre la construcción del NAIM.(Foto: Agencia Reforma)

Modulo de consulta ciudadana sobre la construcción del NAIM. | Foto: Agencia Reforma

Culiacán, Sinaloa.- Aunque es pertinente que la sociedad se involucre en temas de interés nacional, no es recomendable que se realicen consultas ciudadanas para proyectos de gran desarrollo, como sería el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM), explicaron especialistas a este medio.

El gobierno debe tener la visión, en términos generales, de lo que es conveniente o no para el país, porque fue a las autoridades, a través del voto, a quienes se les dio la facultad de decidir, sentenció Roberto Duque, catedrático de la UNAM y especialista en derecho electoral y constitucional.

Esto porque, a partir de ayer y hasta el 28 de octubre, se llevará a cabo en 538 municipios del país un ejercicio de participación ciudadana que costará alrededor de 1.5 millones de pesos, en el que se votará si es conveniente construir una nueva terminal aérea en Texcoco, como lo establece el plan inicial, o en la base militar de Santa Lucía, según un estudio que realizaron los colaboradores de AMLO y un grupo de especialistas.

Lugar donde se lleva a cabo la construcción del NAIM Foto: Agencia Reforma

Sobre la consulta, Roberto Duque señaló que «francamente, es un ejercicio meramente ilusorio, no está apegado a lo que estipula la Constitución ni a la ley federal de consulta ciudadana.

Estos ejercicios más bien, con semejantes faltas de garantías, con tantas faltas en las reglas, en el procesamiento, en el financiamiento, creo que da pie a hablar, más que democracia directa, de demagogia directa. No cumple los criterios mínimos. El punto es que es una consulta ilusoria», sentenció el académico de la UNAM. 

Añadió que, precisamente, por la naturaleza de la consulta, «que fue hecha a modo, muy sesgada, no es vinculante a nada. No cumple con ninguna norma, no es arbitrada por la autoridad competente, que es el INE, no tiene ningún sustento jurídico. Es un ejercicio que quería López Obrador, pero que no es legal de ningún modo», subrayó. 

El presidente del Colegio de Economistas igualmente asentó que este tema tiene un sesgo político e incluso electorero, alejado de lo económico y lo técnico: «Bueno, ni si quiera se apega a lo legal porque, aunque la consulta popular existe en la Constitución, no se puede llevar a cabo cuando se quiera.

Eso está normado, se debe hacer en tiempos de elecciones; las preguntas se deben de someter a las autoridades correspondientes, la consulta la realiza el INE, por eso tiene que llevarse a cabo cada tres años, cuando van a las urnas, y se requiere un determinado porcentaje de participación», refirió el presidente de economistas. 

Afectaciones económicas

En caso de que se decida suspender el proyecto inicial, habría múltiples efectos negativos, consideró Leobardo Diez Martínez:

«El primero es que el precio de los bonos caerían fuertemente. Traería situaciones muy poco deseables para la economía del país sobre la inversión extranjera y la nacional», refirió el presidente del Colegio de Economistas de Sinaloa, aunque admitió que toda inversión tiene un riesgo.

Al no cumplir el primer compromiso con los empresarios, se elevaría sustancialmente un riesgo no solamente con este tema, sino con otros igualmente relevantes. Y le sería muy difícil al gobierno tratar de encontrar la confianza de los inversionistas para los grandes proyectos que el país necesita

Este tipo de ejercicios son riesgosos para el país, para el gobierno y para la iniciativa privada, dijo: «Si los empresarios observan que cada vez que arriesgan su dinero va a estar sujeto a una tómbola, pues será muy difícil conseguir el dinero, y cuando lo hagan tendrá que ser a tasas de interés muy elevadas y los montos serán mucho menores, que harán poco viable cualquier tipo de proyecto a corto plazo, afectando el desarrollo, la generación de empleos y la creación de obras; habría un triple efecto inmediato», aseguró Diez Martínez.

Una opinión afín expresó Jessica Janeth Soto Beltrán, doctora en Economía, quien aseguró que «sería muy peligroso para la economía porque se estaría mandando un mal mensaje para la iniciativa privada por el temor a que se reviertan este y consiguientes proyectos».

El representante de los constructores en el estado, Héctor Alfonso Torres, indicó que sería un rotundo revés para el sector: «Lo recibiríamos como un daño al patrimonio de los constructores. Ya hay un proyecto aprobado, ya hay inversiones que se hicieron en un porcentaje avanzado, y sería un retroceso para todos y una muy mala decisión. No sentaría la bases de un México en vanguardia, de un país en crecimiento y que crea en la iniciativa privada.

No es recomendable someter a consulta un proyecto en proceso, y más si se trata de algo tan grande como el nuevo aeropuerto, de esa envergadura», refirió el titular de la CMIC en Sinaloa.

Los constructores la pensaríamos dos veces porque, aunque al amparo de que se esté estipulando, aunque haya cláusulas, seguramente habría problemas legales que resultarían onerosos para los empresarios 

Escuchar a los ciudadanos

Sobre el ejercicio de participación ciudadana que se realiza a partir de este jueves, Saúl Lara Espinoza, doctor en Derecho, señaló que «es pertinente ese tipo de ejercicio democrático, donde participe la ciudadanía y los grupos sociales y empresariales. Es muy saludable en una democracia», indicó. 

El columnista de esta casa editorial señaló que desde hace mucho tiempo no se toma en cuenta la opinión de la ciudadanía para temas trascendentales, «por lo tanto es bueno este primer ejercicio del próximo gobierno, donde se recogerán las ideas de intelectuales, académicos, amas de casa, jóvenes, señores, de todos en general».

Ciudadanos se manifiestan respecto al NAIM. Foto: Agencia Reforma

Jessica Soto Beltrán señaló que proyectos de impacto como el NAICM «sí tienen que someterse, pero no a consulta popular, sino involucrar a los actores que de alguna u otra manera van a ser beneficiados o afectados por las obras o por lo que se vaya a ser o construir, porque de alguna manera le da cierto respaldo y validez social a un proyecto de esa envergadura. En proyectos de desarrollo se debe involucrar la sociedad, debe haber una especie de consenso, pero con aquellos ciudadanos que más impacto tendrán». 

Las expectativas de Morena 

Yadira Marcos, coordinadora de los diputados de Morena en la Cámara baja, indicó que las expectativas son altas sobre el ejercicio «porque desde hace mucho que no se venía escuchando a la ciudadanía, no se le tomaba en cuenta para los temas de trascendencia nacional.

Hoy sí será escuchada a través de esta consulta que se ha venido informando oportunamente. Hay temas relevantes en los que se debió de tomar en cuenta la opinión no solo de expertos, sino de la ciudadanía. Hoy se hace, y es un avance para la democracia en México», explicó la diputada federal. 

Antonio Aguilar Gómez, coordinador estatal de la consulta ciudadana, señaló que la participación en el primer día ha sido buena:

En todas las urnas que hemos estado, la gente sí sale a participar, a votar. La gente puede venir a votar hasta el domingo, traer su pluma y votar en alguna de las mesas

El encargado de la consulta aseguró a EL DEBATE que «no hay forma de que la consulta sea manipulada. Las credenciales entran a un sistema en donde queda registrado. Si intentas votar más de una vez, automáticamente te rechaza».