Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Comuneros padecen un prolongado desabasto

 Desde el paso del huracán Willa el 22 de octubre, los habitantes de la zona rural no cuenta con suministro de agua corriente

Por: Pedro Quintero

Comuneros padecen un prolongado desabasto(EL DEBATE)

Comuneros padecen un prolongado desabasto | EL DEBATE

Rosario.- Dos semanas cumple la sindicatura de Matatán y la comunidad de Maloyita, la cual se encuentra pegada a la primera, sin recibir el servicio de agua potable.

Esto debido a que la creciente del río San Antonio tumbó la bomba, la postería y el transformador del sistema de bombeo.

En un recorrido por la sindicatura de Matatán se pudo constatar que algunas pipas de Conagua entregan agua en los domicilios. 

Algunos habitantes que viven en las orillas de la comunidad, sobre todo para la zona de la loma en donde se encuentra el estadio de beisbol, se quejaron que desde el día jueves no les han abastecido

Larga espera

Doña Paula, una señora de la tercera edad, fue una de las afortunadas a quien le llevaron agua en pipa pues, dice, tenía dos días que no iban a su casa y necesitaban mucho para lavar sus trastes.

Mientras que en la zona centro de la sindicatura se pudo observar recipientes llenos del vital líquido, para las zonas altas de la sindicatura los tambos y recipientes estaban vacíos.

“Mire, aquí la gente que vive más arriba trajo estos tambos y cubetas con la esperanza de que pase la pipa, pero la verdad aquí desde el jueves de la semana pasada no nos dan agua”.

Foto: EL DEBATE

Otras de las vecinas de esta zona comentaron que las pipas no alcanzan a llegar porque llenan los tinacos y las pilas de las familias que habitan en las zonas bajas. 

Por ello, consideró que el Ayuntamiento debería girar instrucciones para racionar el agua y dar una determinada cantidad a cada domicilio.

Se van a lavar al río

En un recorrido por el arroyo El Tecuán y el río San Antonio se pudo observar a grupos de mujeres lavando. Otras se las ingeniaron para elaborar tendederos en el cascajal y llevarse la ropa ya seca. Mientras que algunas comentan que aunque muchas reciben agua con pipa, esta solo alcanza para el baño y lavar los trastes. 

Personal de la Jumapar trabaja en la zona, pues señala que quieren tener todo listo para cuando la CFE restablezca la línea. 

En esta nota: