Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Adopción de parejas de mismo sexo iría a consulta ciudadana

La UNAM ha planteado el tabú de la sociedad como la principal barrera que impide que los nuevos modelos de familia, como los son las parejas del mismo sexo, adquieran derechos como el matrimonio y la adopción

Por: Lorena Caro

Adopción homoparental iría a consulta ciudadana en Sinaloa.(Foto: Ilustrativa / AFP)

Adopción homoparental iría a consulta ciudadana en Sinaloa. | Foto: Ilustrativa / AFP

México está dentro de los 27 países a nivel mundial que reconocen los matrimonios igualitarios y les permiten a su vez la adopción de menores. Pero esto no ocurre en sus 32 estados, solo en la Ciudad de México, Campeche, Chihuahua, Colima, Coahuila, Michoacán, Morelos, Nayarit y Quintana Roo.

En noviembre de 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación emitió una legislación que consideró que las leyes que prohíben el matrimonio entre personas del mismo sexo y lo limitan a un acto entre un hombre y una mujer con fines de procreación son inconstitucionales y violatorias de derechos humanos.

Infografía: El Debate

El documento aprobado por la Corte estableció que la finalidad constitucional del matrimonio es la protección de la familia, por lo que no es idóneo que algunas legislaciones limiten su función a la procreación, como ocurre actualmente en el Congreso local de Sinaloa y entidades como Nuevo León, Guanajuato y las Baja Californias, entre otros.

Hoy, Sinaloa tiene sobre la mesa la idoneidad de leyes que otorguen el derecho a las personas del mismo sexo a contraer matrimonio y logren adoptar. Cabe mencionar que actualmente en el estado 39 personas, entre cónyuges y solteros, se encuentran en proceso de espera para adoptar a menores liberados jurídicamente por la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes en Sinaloa.

Consulta ciudadana
La nueva legislatura, mayoría de Morena, se ha pronunciado al respecto. Fue la diputada y presidenta de la Comisión de Equidad de Género y Familia, Francisca Abelló Jordá, quien adelantó para EL DEBATE que desde el Congreso local se buscará seguir la línea federal con la aplicación de consultas ciudadanas en temas de carácter sumamente importante para las familias, como son los matrimonios igualitarios, la adopción homoparental y heterosexual, así como el aborto.

«Se va a ver todo eso, se va a hacer profundamente el tema del matrimonio igualitario, el aborto y la adopción, incluso la homoparental», mencionó.

Opinó que los anteriores no son temas complicados porque existen muchos referentes ya a nivel de la legislación federal y con legislaciones de otros países. «Ese tema ya está adelantado, solo falta ponerlo en la mesa acá en Sinaloa. No estamos de cero», afirmó.

Fue clara al asegurar que sí se realizarán consultas ciudadanas respecto a los tres temas. Hasta ahora dijo que los gobiernos no han tomado en cuenta la opinión de los grupos de ciudadanas y ciudadanos para aprobar o desaprobar leyes, pero dijo que la nueva legislatura sí lo realizará, respetando además los resultados.

Pero no será una tarea fácil, colectivos a favor de la familia se han pronunciado por el derecho a la vida desde la concepción, la adopción como una medida que evite el aborto y ayude a los menores vulnerables, así como los matrimonios solo entre el hombre y la mujer.

Infografía: El Debate

Ana Laura Hernández, sicóloga y representante de la agrupación civil Vía Familia, parte del colectivo que impulsó la ley Pro Vida en Sinaloa, que penaliza el aborto, señaló que han propuesto la aplicación de políticas públicas de acogida, ayuda, orientación y capacitación a mujeres embarazadas, especialmente en estado de vulnerabilidad, además de que se haga un verdadero estudio y una revisión; y que, en caso de necesitarse, se modifiquen las leyes de adopción en Sinaloa.

La intención, dijo, es dejar de ver el aborto como una vía para las mujeres embarazadas que por diversas cuestiones no quieran estarlo, y apoyar así a menores vulnerables con familias que puedan y quieran adoptarlos.

«Para que los trámites sean más fáciles en beneficio de los bebés, porque el tiempo en que nace el bebé y que se accede o se aprueba la adopción pueden pasar seis meses o hasta años; aunque la mamá diga que está de acuerdo en entregar a su hijo. Claro, no debe haber dinero de por medio. Puede pasar mucho tiempo y el bebé necesita una mamá, ya sea la que lo parió o una que le dé contención y que le proporcione la satisfacción de sus necesidades humanas básicas», explicó.

Foto: Ilustrativa / Unsplash

Antes de que la adopción homoparental pueda aprobarse, deben ser aprobados los matrimonios igualitarios, de acuerdo con la diputada local Francisca Abelló Jordá. Ante ello, la activista Ana Laura Hernández se pronunció en desacuerdo con ambas; abundó que los adultos no tienen derecho a adoptar, «el que es sujeto del derecho es el niño, el niño tiene derecho a ser adoptado, y si el niño lo que perdió es un papá y una mamá, porque todos nacemos de un papá y una mamá, lo que el niño requiere es que se restituya, en todo caso, es un papá y una mamá», sostuvo.

Señaló que la Ley General de Niñas, Niños y Adolescentes, y la convención de los derechos de los niños y las niñas de la Unicef sostienen que los menores tienen derecho a tener padre y madre.

«Yo, como sicoterapeuta, te puedo decir que lo mejor para un niño, siempre se tiene que ver el bien superior del niño, y así lo dice la ley, el bien superior del niño es tener una mamá y un papá», aseguró.

Sin embargo, Luis Rodrigo Navarro Reyes, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, realizó el estudio sobre posiciones en contra y en favor de la adopción homoparental desde la Sociología y la Sicología. En él asevera que en la actualidad no puede conceptualizarse la familia de la forma tradicional con padre, madre e hijos. Explica que uno de los obstáculos para lograr reconocimiento de este nuevo modelo de familia, como la homoparental, es la sociedad misma, sobre todo la parte conservadora.

Señala que una manera de negar la aceptación de estas uniones es afirmando que «la sociedad no está preparada» para este tipo de cambios, que incluye la adopción de menores.

En su estudio destaca cuatro principales preocupaciones en cuanto al desarrollo de los menores en hogares homoparentales. La primera, señala, va relacionada a las mayores dificultades que experimentarán los hijos de padres gays y lesbianas en el área de la identidad sexual que los de padres heterosexuales; la segunda involucra aspectos del desarrollo personal de los menores; la tercera, que pueden tener conflictos en establecer sus relaciones sociales y, por último, que serían más propensos a ser víctimas de abuso sexual por los padres, por amigos o conocidos.

Foto: Ilustrativa / Unsplash

Sin embargo, Luis Rodrigo Navarro Reyes hace hincapié en que ningún matrimonio garantiza la estabilidad de los hijos. «Los actos de violencia se presentan a diario en contra de menores por miembros de una familia con golpes, insultos, violaciones, abusos sexuales, explotación, por mencionar algunos», cita. De hecho, las anteriores son las principales razones por las que la Procuraduría de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes en Sinaloa mantiene a niños en procesos de adopción y en Centros de Asistencia.

La extensa investigación concluye que el Estado debe llevar a cabo políticas públicas para concientizar a la sociedad de la realidad que se vive en la actualidad y quitar tabúes para lograr un desarrollo pleno de este tipo de adopciones. «El único punto en contra sobre esta es el reconocimiento y aceptación por parte de la sociedad, porque científicamente se ha demostrado que no conlleva cuestiones adversas para el menor y se encuentra regulado, tanto en la norma constitucional como internacional», finaliza.

En relación con lo anterior, la sicóloga y orientadora familiar Elva Alicia Arce explicó a EL DEBATE la importancia de partir desde la preparación que las personas en general puedan tener respecto a la adopción. Explicó que muchas veces un matrimonio plantea la idea de tener un número determinado de hijos, si por diversas cuestiones no lo cumple, empieza la necesidad de querer tener a esos hijos.

Foto: Ilustrativa / Pixabay

Sin embargo, cuestionó las razones que los motivan: «Empieza la necesidad de que quiero que venga, para que venga y sea una pieza de rompecabezas que venga y complete el esquema», abundó.

En tanto, indicó que ahora con la cuestión de las adopciones homoparentales primero se tiene que acordar cuáles son las necesidades del niño. Aclaró que, en caso de que se contemplara a un niño dentro de un matrimonio igualitario, debe existir la responsabilidad y obligación de dar al niño formación y educación que le permita crecer y vivir sus diferentes etapas de la vida, logrando objetivos y buscando ser pleno para poder ejercer su libertad y ser feliz en la sociedad.

En esta nota: