Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Sinaloa

Vecinos rescatan juegos tradicionales de barrio

La primera carrera de carretones convocó a decenas de participantes, la mayoría de ellos niños de las colonias populares

Por: Pedro Quintero

El inicio de una de las justas de carretones en la pendiente.(Pedro Quintero)

El inicio de una de las justas de carretones en la pendiente. | Pedro Quintero

Rosario.- Se celebró la tan esperada y anunciada competencia de carretones en El Rosario, evento patrocinado por la Dirección de Deportes del Ayuntamiento de Rosario.

Es la primera vez que se realiza y reunió a decenas de personas, entre competidores y espectadores.

A las 09:00 horas iniciaron los preparativos en la calle Baluarte, lugar que se convirtió en la pista de competencia, donde se acomodaron conos y llantas como obstáculos.

Algunos de los obstáculos a sortear. Foto: Pedro Quintero

La celebración

Las personas empezaron a llegar, entre ellos los competidores, la mayoría menores de edad, que empezaron a dar recorridos en la zona, mientras que algunos padres de familia hacían algunos arreglos a los “vehículos” de sus hijos para que no hubiera errores al momento de la carrera.

Algunos de los carretones causaron admiración por el ingenio de los competidores, ya que fueron armados en casa por los propios participantes o sus familiares, con madera reciclada y metal; mientras que otros eran de plásticos y algunos otros de los que venden en centros comerciales.

Premiación

La primera competencia inició después que el instructor Ismael Vázquez diera algunos consejos de conducción y revisara los carretones, así como la posterior explicación del organizador Daniel Ibarra Zataráin. 

La primera categoría fue la de 6 a 10 años, seguida por la de 11 a 15, mientras que la última fue de 15 años y más. Esta última fue la de mayor trayecto, al iniciar desde la cima de la loma de la calle Baluarte y culminar en la calle Venustiano Carranza.

Algunos de los ganadores de la competencia. Foto: Pedro Quintero

Fueron al menos dos horas de agradable convivencia, pues familias enteras abarrotaron las banquetas de las casas buscando la sombra y la mejor vista para presenciar el espectáculo. 
El arranque del evento se vio enmarcado por la algarabía de los presentes, quienes gritaban a los competidores y los animaban a no rendirse hasta llegar a la meta.

En esta nota: