Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Mazatlán

Una Historia del Diablo pretende abrir conciencias sobre violencia de género

El monólogo escrito para la actriz jalisciense por Don Nigro, llama a la reflexión sobre cómo alguien asume el papel de víctima

Por: El Debate

Foto: Cortesía

Foto: Cortesía

Mazatlán.- El Instituto Municipal de la Mujer invita al público en general a disfrutar de la puesta en escena Una historia del diablo, protagonizada por la actriz Tato Alexander, que tendrá presentaciones gratuitas en varios foros de la ciudad.

El monólogo escrito para la actriz jalisciense por Don Nigro, llama a la reflexión sobre cómo alguien asume el papel de víctima, a partir de momentos de su vida.

En la presentación de la obra, la directora del Immujer, María del Carmen Ramírez, mencionó que con este trabajo están buscando generar y abrir conciencias sobre esta problemática.

No tenemos una varita mágica, para que se vaya a disminuir la violencia de la noche a la mañana con una obra, lo que estamos tratando es de generar y abrir conciencias, de que nos mueva el tapete; la violencia está en todos lados, el ser violentos (es porque) traemos nuestros propios demonios, nuestros propios infiernos, señaló.

"Una madre desde su histeria, desde sus emociones muy dentro, transmite sin querer esos demonios a una niña que viene hasta la vida adulta a darse cuenta cuando hay una relación conflictiva."

La funcionaria destacó que el trabajo del Immujer es real, pero también consciente de que sus programas son preventivos, a los que están apostando mucho, llevando el mensaje a colonias, comunidades rurales y escuelas.

Afortunadamente el acceso para ver la obra es gratuito “mientras estemos trabajando en la prevención y lleguemos a todos los lugares a difundir, eso es maravilloso", expresó.

Por su parte, la actriz Tato Alexander lamentó que a pesar de que todos nos violentamos, nadie enseña a la víctima a tomar las riendas de su vida para dejar de ser una víctima de los demás.

El papel de víctima es algo que vale mucho la pena explorar, porque si bien hay personas, hay grupos de gente que fueron victimizados, también uno adopta ese papel, y es delicado y es lo que la tesis de esta obra indica.

Tato mencionó que "María", su personaje en el monólogo, no se siente victimizada por su madre, pero lo que sí hizo es haber tomado el papel de su madre, de ser una mujer infeliz, una víctima, repitiendo un patrón.

"Aquí por ejemplo ella se siente violentada por su novio, que al mismo tiempo es su jefe, y su papá; pero ella hace una reflexión dentro de la obra sobre qué papel tiene ella, y qué está en su poder para cambiarlo y tomar una decisión para dejar de serlo, tomar al toro por los cuernos y luego ser feliz. Esa es la reflexión que propone la obra".

En esta nota: