Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Los Mochis

Adanely recibe ayuda económica y atención médica

Después de publicar su historia en EL DEBATE, la gente empezó a ayudar, asegura la mamá de la menor

Avatar del

Por: Marisela Jolie

Adanely se realiza un examen de la vista en Los Mochis.(Carlos Paulino Fonseca/ EL DEBATE)

Adanely se realiza un examen de la vista en Los Mochis. | Carlos Paulino Fonseca/ EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- Un día después de contar su historia, la ayuda llegó para la pequeña Adanely. Su madre, Sayda, compartió la emoción que sintió al recibir llamadas y mensajes de personas que querían apoyarlas.

“Después de que publicaron la historia de mi hija en EL DEBATE, la gente se empezó a comunicarse conmigo y con su maestra, nos decían que querían ayudar a mi hija”, expresó sonriente.

Ayuda económica

Indicó que el personal docente de la escuela Alfonso Pellegrini, donde actualmente estudia su hija, realizó una colecta para apoyar a la menor. Y que hasta el momento ha recibido dos depósitos de personas desconocidas de diferentes partes de la República.

Estoy muy agradecida con toda la gente que está al pendiente de la niña, y que nos está apoyando. Dios los bendiga, no tengo cómo agradecer, dijo.

Sayda agradece a quienes están apoyando a su pequeña hija, Adanely. Foto: EL DEBATE

Atención médica 

Además resaltó el apoyo que un médico de Los Mochis se ofreció a brindarle. “El señor Javier Ayala me ofreció checarle la vista, adaptarle los lentes y hacerle el estudio que necesita. Ahorita a eso venimos, a que le revisen sus ojos”, mencionó con llanto en los ojos.

Después de realizarse un estudio de la vista, la pequeña Adanely y su madre regresaron a su pueblo llenas de esperanza, porque saben que en esta batalla no están solas.

Adanely tiene cita con el oftalmólogo el próximo 5 de noviembre en el Hospital General de Los Mochis.

PARA ENTENDER...

Adanely necesita ayuda

Tiene siete años y cursa el segundo grado de primaria. Vive con sus padres y cuatro hermanas en el Bajío, uno de los sectores más pobres de San Miguel. Su familia se mantiene con el salario que gana su padre como jornalero en el campo. Hace meses su vida cambió.

Falta de retención y de confianza, pérdida de la vista y movilidad son algunos de sus padecimientos. Necesita medicamentos y un electroencefalograma, estudio que sus padres no pueden solventar. 

En esta nota: