Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Guamuchil

Los dulces tradicionales están perdiendo mercado

Debido a la publicidad que se les hace por diferentes medios, las nuevas generaciones prefieren comprar frituras con chamoy que probar todos los derivados del cacahuate

Avatar del

Por: Bardo Villa

La conserva y las pepitorias son algunas delicias tradicionales / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

La conserva y las pepitorias son algunas delicias tradicionales / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

Mocorito, Sinaloa.- Lamentablemente los dulces tradicionales que se derivan del cacahuate y la caña de azúcar están perdiendo mucho mercado, pues las nuevas generaciones de niños y jóvenes no compran estos productos, ya que influenciados por las campañas publicitarias prefieren mejor consumir frituras con chamoy y otras cosas nada provechosas.

El fabricante Rodolfo Gallardo, quien por cierto es originario de la comunidad El Valle, Mocorito, considera que los dulces tradicionales se mantienen vigentes gracias a las personas mayores, pues son las que nacieron y crecieron probando estas golosinas, a diferencia de lo que pasa con los niños y jóvenes de hoy, cuya tecnología los ha absorbido y son presa fácil del bombardeo publicitario.  

“El dulce tradicional de cacahuate se está perdiendo porque los niños de hoy no lo conocen y no es algo muy común que lo vean exhibido al abarrote que vayan. Si vamos a una tienda de autoservicio no lo encontramos, tampoco se comercializa en los abarrotes, entonces la falta de promoción es lo que está acabando con el dulce tradicional.

La gente de antes, de las diferentes rancherías, conoce muy bien el dulce tradicional porque creció consumiéndolo, pues no había otra variedad como las hay en la actualidad. Ahora es muy fácil ir a la tienda y comprar sabritas con chamoy, muchos dulces de todo tipo de colores y sabores, chocolates, chicles, entre muchas otras cosas que antes no había.

Productos hechos con cacauhate / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

Las personas mayores no cambian un dulce de cacahuate por los que se venden en las tiendas, pues ellos saben que es mucho mejor en todos los sentidos, en el sabor y los nutrientes que pueda tener, ya que está hecho a base de un producto natural que se da en el campo, y los que se venden en las tiendas creo que son más artificiales, vaya, nada más para darle sabor a la boca.

Los dulces tradicionales que nosotros hacemos se venden entre la gente que los conoce, y ellos se encargan de darlos a conocer entre sus familiares, pues nosotros no les hacemos publicidad para darlos a conocer en diferentes partes.

Lo que siempre tenemos disponible para la gente de la región del Évora y de otras partes de la República que nos visitan son la palanqueta, la apanizada con cacahuate, la melcocha con cacahuate o pura y el garapiñado.

Lo malo del caso es que los niños juzgan sin saber, como ven el producto que no tiene una imagen llamativa, pues no lo quieren ni probar, pero la realidad de las cosas es que se están perdiendo de saborear uno de los dulces más ricos del mundo.

Como no conocen este tipo de dulces, muchos le hacen el feo y no se lo quieren llevar, prefieren ir a la tienda a comprar lo que ya es una tradición para ellos.

Nosotros aquí estamos en desventaja con las grandes fábricas, porque un dulce tradicional no lo podemos modernizar drásticamente porque perdería su esencia. No le podemos poner un empaque con monos bailando para que sea más llamativo para los niños, pero sí hemos tenido la idea de reducir el tamaño del dulce tradicional, darlo a menor costo, y así, en grandes cantidades, poderlo colocar a la venta en cualquier dulcería o abarrote”, comentó Rodolfo Gallardo.

Las conservas no se venden tanto como antes / Fotografía: Daniel Ayala EL DEBATE

En esta nota:
  • Mocorito
  • Venta
  • Productos
  • Dulces tradicionales