Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Guamuchil

Angelitos, bebés y niños que se fueron antes de tiempo

Familias enteras se reúnen a festejar el Día de los Angelitos en los panteones; les decoran, les ponen ofrendas y música para recordarlos y sentirlos más de cerca.

Avatar del

Por: Abigaíl Soto

Familias enteras acuden a festejarle a los angelitos que hoy ya no están con ellos / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

Familias enteras acuden a festejarle a los angelitos que hoy ya no están con ellos / Fotografía: Matías Rodríguez EL DEBATE

Guamúchil, Sinaloa.- El Día de los Angelitos es una tradición heredada por antepasados, en todas las familias hay un angelito a quién venerar, esos niños que se fueron antes de tiempo y que siempre se recuerdan con mucho amor y tristeza dentro de las familias, pues es duro aceptar que una persona que tiene mucho por vivir deje de existir.

Desde muy temprana hora las personas que acuden al panteón a venerar a un pequeño ángel del cielo se encargan de decorar y limpiar la tumba, de ponerle ofrendas, flores o dulces, todo dependiendo la tradición que se tenga. 

“No solo el Día de Muertos venimos a pasar el panteón, mi hermano tiene más de 20 años que no está con nosotros y siempre venimos, le arreglamos con globos, serpentinas y juguetes, le traemos música, hasta comida traemos para pasar aquí, en especial el Día de Muertos, pero siempre le dedicamos un tiempo, porque ya no está con nosotros”, expresó Milagros Sánchez, quien desde pequeña recuerda que su mamá la traía al panteón para venerar a los que ya no están con nosotros. 

Por su parte, Rafaela Pérez comentó que ella año con año procura siempre tenerle limpio a su hermano Jesús, quien a la edad de 11 años murió, causando un gran dolor en toda su familia, pues era un pequeño con mucha alegría, que siempre transmitía amor y ternura, lo recuerda y siempre se pone triste.

Mencionó que su madre siempre le repetía que era duro perder a un familiar, a un pariente, a un amigo, pero el perder a un hijo era lo más doloroso que le pudiera pasar a una madre, pues siempre queda el recuerdo y lo que pudo ser del pequeño.

Señaló que su mamá falleció hace muchos años, y siempre le encargó que visitara la tumba de su hermano, quien tiene más de 50 años que murió, a pesar de que su madre murió a los 97 años, todos los años desde que falleció su hermano siempre le llevó sus flores, sus arreglos y sus veladoras, porque fue muy dolorosa la forma en que lo perdió, ya que sufría una enfermedad consecuencia del sarampión, donde el hígado se le hizo pastoso, sin embargo, duró seis meses más, todo parecía que estaba bien, sin embargo, un 25 de diciembre en la madrugada dejó de vivir, tenía sus juguetes ya listos para que pudiera disfrutarlos, sin embargo, nunca pudo estrenarlos.

En esta nota: