Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Culiacán

Augusta Piña de Machado, deja un legado de sabor de 57 años

Desde 1962, la señora Augusta Piña de Machado se inicio en el comercio y desde un pequeño abarrote comenzó a compartir sus recetas y sabor de los platillos sinaloenses, que ahora la importante empresa Chata ofrece a los consumidores del mundo

Por: Carmen Villegas

Augusta Piña de Machado, deja un legado de sabor de 57 años.(Cortesía)

Augusta Piña de Machado, deja un legado de sabor de 57 años. | Cortesía

Culiacán.-La empresa de Productos Chata, que es una tradición en el estado nació de una empresa familiar y  con presencia en Estados Unidos, Centroamérica y el continente asiático, fue iniciada por la señora Augusta Piña de Machado y por su esposo, José Antonio Machado López, que juntos crearon uno de los negocios más exitosos de comida mexicana.

Doña Augusta Piña de Machado nació en Otatillos, Badiraguato, pero a la edad de cinco años, la ciudad de Culiacán recibió a su familia, en donde siempre recordaba a sus abuelos que vivieron cerca del mercadito Buelna.

Augusta Piña de Machado y por su esposo, José Antonio Machado López. (Foto: Tomada del libro "Empresarios y Personajes Sinaloenses).

Posteriormente, acudió a la escuela Ángel Flores, antes Agustina Ramírez, en donde recibió las enseñanzas de amor a la familia, al trabajo y al constante esfuerzo.

Con el paso de los años contrajo matrimonio con don Antonio Machado y formaron una familia numerosa con sus diez hijos, que son Ana María, Jesús Antonio, Delfina, Blanca Ofelia, Fernando, Teresita de Jesús, Carlos, Norma Patricia, Gloria y Lourdes.

En el libro de empresarios y personajes sinaloenses de Jesús Héctor Múñoz Escobar, se señala que en el año de 1962, la señora Augusta Piña se inició en el comercio con un abarrote que vendía fruta, verdura y carne, pero el establecimiento era muy especial, porque comercializaba una de sus recetas que gustaba a todos, y era el chorizo que hacía para sus clientes con un nombre de "Chata" que ella creó.

Doña Augusta Piña siempre recordaba como comenzó a preparar la primera tina de chorizo, que batían a mano y las especies (ajo, chile, pimienta, etcétera), las molían en un metate que siempre guardó.

Con el tiempo, el negocio creció y comenzaron a entregar los productos a los Zaragoza, cuando se fundó el primer supermercado.

Una imagen de recuerdo: la familia Machado Piña.  (Foto: Tomada del libro "Empresarios y Personajes Sinaloenses).

Posteriormente se sumó a sus clientes en el año de 1966, la tienda de Ley que estaba ubicada en la calle de Rubí.

Con el paso de los años comenzaron a vender los tamales tradicionales de Sinaloa, machaca, chilorio y chicharrón.

Actualmente, la empresa Chata destaca por su presencia internacional y su crecimiento, y se atribuye a los elevados estándares de calidad que siempre caracterizó a la empresa de  don José Antonio Machado y su esposa Agustina Piña, y que ahora se exporta hacia los Estados Unidos, Canadá, Guatemala y Japón, entre otros países.

Siempre la señora Augusta Piña de Machado será recordada como una persona honesta y trabajadora, que sus recetas las compartió con sus clientes que acudían al abarrote, y que ahora el sabor de sus platillos, se han convertido en un legado de 57 años y que los consumidores del mundo pueden adquirir, con una enorme línea de productos y que abastece a nuevos mercados.

La señora Augusta Piña de Machado estará siendo velada en Funeraria San Martín Montebello.

Descanse en Paz.

En esta nota: