Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Culiacán

Aparecen más colchones podridos en Los Mezcales

Los afectados los sacaron a la calle Loseta, y por fuera se veían limpios y de buena calidad, pero por dentro estaban sucios y malolientes

Por: Angelina Corral

Aparecen más colchones podridos en Los Mezcales. Foto: EL DEBATE.

Aparecen más colchones podridos en Los Mezcales. Foto: EL DEBATE.

Culiacán, Sinaloa.- Al ver que su colchón donado por el gobierno estatal siempre tenía hormigas aunque lo limpiara, una vecina de la colonia Los Mezcales presintió que algo no andaba bien y decidió abrirlo. Bastó con romper poco el forro blanco que lo cubría, el cual lucía muy bien, para darse cuenta de que estaba podrido y apestoso en su interior. Este colchón fue sacado a la calle Loseta, en donde se podía ver a un pequeño gato que insistía en olerlo, pues algo le llamaba la atención. 

En este sitio, en días pasados detectaron colchones en mal estado, y algunos fueron cambiados por las autoridades. Hubo hogares en donde se entregaron dos o tres, y los habitantes solo cambiaron los azules porque creían que eran los que estaban mal. Se quedaron con los que se miraban muy limpios y de mejor calidad. 

Hubo quien los abrió poquito y pudieron ver que traían esponja limpia y se confiaron, sin imaginar que debajo de esta esponja había resortes oxidados y telas viejas y apestosas recogidas de los basureros. 

Enfermedad

Habitantes de esta colonia dijeron que desde que empezaron a dormir en estos colchones les dio gripe y tos, la cual aún no se les ha quitado. Entre los enfermos hay niños y adultos mayores. 

La vecina comenta que, afortunadamente, no le quitó el hule y arriba le puso una sábana, pero, aun así, su niña, de 10 años de edad, durmió en este foco de infección y estaba preocupada por ella porque presentaba tos, comentó Edna, vecina afectada. 

En esta colonia se presentó el extitular estatal de Sedesol, Raúl Carrillo, a entregarles los colchones, de acuerdo con los afectados. 

Foto: Archivo EL DEBATE.

Durante la mañana de ayer, varios colchones estaban abiertos en la calle Loseta y se corría el riesgo de que personas dedicadas a la venta de fierro viejo se los llevaran y volvieran a ser forrados y vendidos. Ya los habían reportado a las autoridades, pero no los habían recogido. 
Una habitante dijo que un día antes había dejado el colchón podrido en la calle, y ayer en la mañana ya no estaba. 

Esta colonia fue una de las más afectadas por las inundaciones de la depresión tropical 19-E, pues el agua en algunos sitios subió hasta dos metros y echó a perder todas las pertenencias de las familias. 

Necesitan ayuda 

Victorina Medina Beltrán, adulta mayor de esta localidad, recibió un colchón podrido, pero ni ella ni su esposo lo usaron porque lo cuidaban en extremo. Como les habían dicho que habría más lluvias, lo tenían en una tarima alta para evitar que se mojara y con ello volver a quedarse sin nada. Con tristeza días después se enteró de que no servía, y lo sacó al patio, en donde aún lo conserva. 

Foto: Archivo EL DEBATE.

Ella vive entre la calle Loseta y Fernando Pérez, y junto con su esposo, quien tiene más de 80 años, se quedó sin ninguna pertenencia por la inundaciones. 

Pide a la ciudadanía que la apoyen con una estufa para cocinar de forma segura. Necesita todo en su vivienda, pero su mayor anhelo es una estufa, aunque sea chica y de mesa, porque la suya se echó a perder. 

Para comer ponen sus platos en una silla porque se quedaron sin comedor. Quienes deseen apoyar a esta pareja de adultos mayores, pueden acudir al domicilio marcado con el número 370.

En esta nota: